El pintor cangués Raúl Velloso expone en la Fundación Araguaney-Puente de Culturas

La galería de arte de la Fundación Araguaney-Puente de Culturas, situada en el hotel Eurostars Araguaney del Ensanche compostelano (calle Montero Ríos 25-27, Galerías), acoge desde mañana y hasta el 4 de septiembre la exposición “Arquitectura y personajes del Camino de Santiago” del pintor Raúl Velloso Lago (Cangas do Morrazo, 1965).



La muestra está compuesta por veintiocho pinturas realizadas con pigmentos sobre lienzo, donde el gran protagonista es el color que da vida a las formas curvilíneas características de Velloso. El artista propone una exposición orientada hacia la parte artística del Camino de Santiago, donde pinta los distintos caminos, alguno tan desconocido como la Provenza francesa de Montpellier, también Arles con sus catedrales y abadías, y las iglesias de la Ruta de la Plata con sus reminiscencias árabes y encaladas en blanco. Además, representa en sus cuadros alguna iglesia románica de la Ribeira Sacra, y hace referencia al Pórtico de la Gloria en una colección de músicos muy colorista. Las demás piezas las componen personajes del Camino, retratos de gallegas y unos bocetos a modo de plano a mano alzada de cuando se construyó la Catedral en su época románica allá por el siglo XII. “Mi característica personal es el color y la deformación artística de la realidad” –señala Raúl Velloso–.


De formación autodidacta, Raúl Velloso descubre su vocación artística en los años 90 cuando residía en Barcelona. Allí lo descubre casualmente el pintor Antoni Tàpies (Barcelona, 1923-2012), quien le dio consejos sabios y útiles a Velloso. Tàpies lo apadrinó y durante años le enseñó en su casa las técnicas de los pigmentos, las texturas y el color. Fue el único artista que pintó en su estudio y trabajó con él durante años. La influencia de Gaudí, la arquitectura de la ciudad Condal y su formación con el maestro Tàpies marcaron sus comienzos y su trayectoria que perdura y sigue creciendo a lo largo del tiempo.


Tras esa etapa, Velloso regresa a su Galicia natal e instala su estudio en Cangas do Morrazo. Comienza una intensa y fructífera etapa, donde experimenta con el costumbrismo gallego, la arquitectura de su tierra y los faros que no puede dejar de plasmar, siempre fiel a su estilo.


La obra de Velloso ha estado expuesta en las ferias de arte más prestigiosas del mundo, como Art Basel Miami, Art Basel Suiza o Arco Madrid. A pesar de haber expuesto también en prestigiosas galerías de Barcelona, Madrid, Chicago, Kioto, Berlín, Génova o Londres, Raúl Velloso necesita exponer en casa y siempre reserva varias semanas al año para mostrar en Galicia su obra.


La mente inquieta de Velloso lo ha llevado a desarrollar otras disciplinas artísticas y creativas. Se ha ocupado de la parte creativa y ejecutiva de diversos proyectos turísticos gallegos, como el de la "Torre de Hércules Patrimonio de la Humanidad"; ha creado esculturas que guían el Camino de Santiago; y ha realizado la parte artística de varias ideas del mundo de la moda, como una línea de calzado desarrollada con la diseñadora Sara Navarro.