La Fundación Araguaney- Puente de Culturas condena y repulsa el asesinato de Shereen Abu Aqleh

La Fundación Araguaney- Puente de Culturas expresa su más rotunda condena y repulsa por la ejecución por parte del ejército de Israel de la periodista palestina de 51 años Shereen Abu Aqleh, mientras trataba de hacer su trabajo, como corresponsal en Israel de la cadena de noticias catarí Al Yazira, en los territorios ocupados dando testimonio de las acciones del ejército de ocupación israelí en la castigada ciudad de Jenín, al norte de la Cisjordania ocupada.


El presidente de honor de la Fundación Araguaney- Puente de Culturas, Ghaleb Jaber Ibrahim, señala que, en un conflicto borrado de los medios de comunicación de Occidente como el que tiene lugar en Palestina y otros puntos del mundo, el periodismo es la única forma de saber lo que ocurre en el mundo y así ser un poco más libres. “El periodismo es la única forma de evitar que el silencio sea cómplice del salvajismo de los extremistas y de aquellos para los que la vida humana no vale más que sus creencias e intereses, de los que siguen pisoteando los derechos humanos que todos en este mundo deberíamos tener independientemente de nuestra raza, religiosa y creencia” –añade–.


Jaber Ibrahim apunta que no se trata de un hecho aislado, y si bien es cierto que la bala que acabó con la vida de Shereen fue disparada por el fusil de un soldado israelí, “no es menos cierto que parte de la culpa de su muerte es de los Gobiernos que desde Occidente miran a otro lado y protegen a quienes se niegan los mandatos de las Naciones Unidas”, mientras se aplaude en Eurovisión o en competiciones deportivas europeas.


“Los palestinos solo queremos los mismos derechos que ustedes, los mismos que la comunidad internacional nos reconoce a todos los pueblos del mundo. Hoy no solo han asesinado a una periodista, también a parte de su derecho a ser libre” –concluye–.



Cientos de palestinos transportan el cádaver de la periodista asesinada. | Foto: Mohamad Torokman